ANARPLA colabora con la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (HISPACOOP) en la Revista “Cuadernos de las Cooperativas de Consumidores” con título “HACIA UNA ECONOMÍA CIRCULAR PARA EL PLÁSTICO”

Inicio/Uncategorized/ANARPLA colabora con la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (HISPACOOP) en la Revista “Cuadernos de las Cooperativas de Consumidores” con título “HACIA UNA ECONOMÍA CIRCULAR PARA EL PLÁSTICO”

Compartimos el artículo publicado “El reciclador de plásticos, de gestor de residuos a productor de materia prima sostenible.”

Las empresas de reciclaje mecánico de plásticos españolas además de evitar que los residuos plásticos acabe en nuestros vertederos evitan el desperdicio de recursos dando nuevas vidas a los plásticos y poniendo en el mercado una materia prima sostenible que se volverá a usar en diferentes sectores. En 2019, este tipo de empresas han conseguido ahorrar las emisiones de 1.631.000 toneladas de CO2 por sustitución de la materia prima virgen de origen petroquímico.

ANÁLISIS DEL SECTOR

Las empresas de reciclaje mecánico de plásticos son las empresas que cerrarán el círculo de la economía circular de los plásticos y a partir de unos residuos plásticos seleccionados se convierten en los proveedores de materia prima para fabricar nuevos artículos plásticos que usamos en nuestro día a día, alargando la vida de los alimentos y evitando el desperdicio alimentario, logrando un transporte y un uso seguro por ejemplo de los artículos de limpieza, en los sistemas de riego por goteo evitando el desperdicio de agua, reduciendo el peso de los automóviles para reducir su consumo…en definitiva logrando que los plásticos se conviertan en una fantástica herramienta contra el cambio climático.

España ha sido siempre pionera en el reciclaje de plásticos, la Asociación Nacional de Recicladores de Plástico ANARPLA lleva ya 25 años promoviendo la economía circular de los plásticos, pero dentro de la asociación hay empresas con más de 40 años de experiencia que se han ido evolucionando y adaptando a los retos.

Hoy en día, cualquier parecido de una empresa de reciclaje mecánico de plásticos actual a lo que eran hace 25 años (1994) es mera casualidad. Hace 25 años el sector estaba compuesto por 108 empresas que procesaban un total de 242.028 toneladas de residuos plásticos, hoy las 140 empresas de reciclaje de plásticos logran procesar 1.113.076 toneladas de residuos plásticos postconsumo logrando producir 893.739 toneladas de materia prima sostenible (reciclada).

Evolución de reciclado de plásticos en España

El perfil típico de las empresas en 1994 era el de una empresa familiar con dos directivos, dos encargados, dos administrativos y trece operarios de producción. Las empresas grandes en el año de creación de la asociación no podían procesar más de 5.000 toneladas.

 

Hoy con la profesionalización de las empresas de reciclado mecánico de plásticos el perfil es completamente diferente, hoy en día no se construyen empresas con una capacidad inferior a 30.000 toneladas al año llegando incluso a 80.000 toneladas al año.

La producción, el trabajo más duro, físicamente hablando, ha ido dejando lugar a un conglomerado de máquinas; separadores ópticos, trómeles, lavaderos y cintas transportadoras y extrusoras de última generación.

Con el aumento del tamaño de las empresas se ha creado empleo cualificado en las áreas de exportación-importación, facturación, comercial, logística, laboratorio y depuración de aguas, hoy el sector crea 4.000 puestos de trabajo directos.

Los laboratorios en las plantas de reciclado son un reflejo de los actuales estándares de calidad de la materia prima reciclada.

El residuo plástico pasa por una serie de procesos por los que se va purificando, limpiando y homogenizando hasta que finalmente se forma esa materia prima sostenible (reciclada) que se puede usar directamente por la industria de la transformación de plásticos sustituyendo a la materia prima virgen de origen petroquímico.

  1. Recepción y almacenamiento de materiales pendientes de procesar. Los materiales de distinta naturaleza o forma física, se almacenan en agrupaciones por tipos de material. (condición siempre)
  2. Preparación o mejora de la clasificación de materias a procesar. Para producir reciclados de calidad por separación por materiales y/o colores y separar la presencia de impropios, la clasificación puede ser manual o automática (tecnología NIR) o una combinación de ambas.
  3. Trituración, molido o densificado, operaciones mecánicas de corte de botellas, piezas y de filmes a tamaños de 10 a 30 mm para que los materiales a procesar en el resto del proceso se puedan manipular de forma fluida por medios mecánicos o neumáticos. (condición siempre)
  4. Lavado, densado con agua y posterior centrifugado. La gran mayoría de procesos constan de balsas de agua y agitadores enérgicos que separan las impurezas superficiales (etiquetas, suciedad externa y restos de contenido en envases), que además facilitan la separación de materiales de distinta naturaleza. (no siempre)
  5. Secado y acondicionado. Suele realizarse mediante aire caliente, en algunos casos incluso aplicando vacío, y reteniendo los materiales en silos o pulmones, sea para verificación de calidad (ausencia de pequeñas partículas) o para la preparación de su envasado para expedición (por ejemplo, las escamas de PET, pueden ser utilizadas directamente para producción de lámina sin necesidad de un nuevo proceso, ya que los equipos de extrusión en lámina son de diseño distinto a los de granza. (condición siempre que exista un “Lavado con agua y posterior centrifugado” previo)
  6. Extrusión – granceado. Son equipos complejos, en los que no solo se funde y homogeniza el triturado o densificado o film compactado, después del lavado. Disponen de equipos complementarios indispensables para la calidad final para determinadas aplicaciones. Desgasificador a vacío que absorbe restos de productos volátiles, que podrían aportar olor, y terminan de eliminar humedad residual. Filtrado del material fundido, que retiene pequeños infundidos, alguna astilla de madera u otras impurezas de pequeñas dimensiones. Corte de hilos para dar formato a la granza (aprox 3 mm). (no siempre, este proceso no se dará en el caso de triturados y escama de PET)
  7. Homogeneización y formación de lotes. Preparación para control de calidad, envasado, identificación para expedición. (condición siempre).

A día de hoy, nos encontramos en un momento de inflexión que determinará la verdadera transición a una economía circular de los plásticos. El sector del reciclado mecánico de plásticos, la cadena de valor de los plásticos y la sociedad en general nos tenemos que enfrentar a una serie de retos-oportunidades determinantes:

Crisis de la COVID-19

Si algo nos ha enseñado la COVID-19 es que el sector es esencial como así se decretó Real Decreto-ley 10/2020, de 29 de marzo. Las empresas de reciclaje mecánico de plásticos no han parado de trabajar en ningún momento, ni en los momentos más duros de la pandemia por el beneficio para la sociedad como gestores de residuos. Pero, con unos precios de la materia prima virgen extremadamente bajos y el cierre de algunas empresas demandantes de plástico reciclado por la crisis, si no se toman medidas el reciclaje de plásticos podrá dejar de ser rentable con las graves consecuencias ambientales y socioeconómicas que se generarían.

  • Dificultara el logro de los objetivos de reciclaje
  • Pondrá en peligro la transición hacia la economía circular
  • Los residuos plásticos reciclables no tendrán otra alternativa que ser enviados a vertederos o incineración
  • Pérdida de empleos en la cadena de valor de gestión de residuos

Estrategia europea para los plásticos

El objetivo es alcanzar 10 millones de toneladas de plástico reciclado para fabricar nuevos productos en Europa cada año en el año 2025.

En esta línea el sector del reciclado mecánico de plásticos europeo se ha comprometido a poner en el mercado 11 millones de toneladas de materia prima sostenible (reciclada) en 2025, un millón de toneladas más que el objetivo. Frente al sector de la transformación de plásticos como usuarios de esta materia prima reciclada que se han comprometido a usar 6,4 millones de toneladas.

El gap entre la oferta de los recicladores y la demanda por parte de la industria de la transformación de plásticos tendrá que ser eliminado por el logro de los retos-oportunidades siguientes.

Potenciar la recogida y la selección de los residuos plásticos

No se puede reciclar lo que no se recoge y sobre esta norma, el reciclador mecánico de plásticos al que le llega un residuo plástico ya seleccionado y por el que se ha pagado un precio, procesará todos los residuos plásticos que lleguen a su planta.

Los sistemas de recogida están evolucionando para recoger más residuos y de mejor calidad, nuevas fracciones de residuos que mejorarán la calidad dentro de cada contenedor, nuevos SCRAP que se encargarán de la recogida de nuevos flujos de residuos, sistemas de pago por generación, sistemas de identificación y recompensa al ciudadano, entre otros. Y, por otro lado, con la evolución tecnológica la capacidad de selección de los detectores ópticos cada vez es mejor y seguirán evolucionando permitiéndonos seleccionar hasta determinados flujos de residuos plásticos como podrían ser los residuos plásticos en contacto con alimentos a través de tecnologías que combinan los detectores ópticos y las marcas de agua en los envases como la tecnología Holy Grail.

Ecodiseño para el reciclado de artículos plásticos

El ecodiseño es básico para que los recicladores puedan lograr ofrecer una materia prima reciclada de la mejor calidad y para reducir al mínimo las mermas del proceso de reciclaje.

Muestra de la importancia la asociación de recicladores de plástico europea, Plastics Recyclers Europe, ha desarrollado Recyclass, una herramienta que ayuda a los fabricantes de envases en el diseño de sus envases para hacerlos totalmente reciclables.

Trazabilidad para medir el logro de objetivos

Es fundamental mantener la trazabilidad dentro de las empresas de reciclado de plásticos y dentro de la industria de la transformación de plásticos como usuarios de la materia prima reciclada y así medir el cumplimiento de objetivos.

Muestra del compromiso con la economía circular y con las buenas prácticas, el sector del reciclado mecánico de plásticos español es el segundo a nivel mundial en certificaciones de trazabilidad dentro de las empresas de reciclado de plásticos.

Fin de condición de residuo

La descatalogación de la materia prima plástica reciclada como residuo dentro de las empresas de reciclado mecánico de plásticos es un reto que a la vez que otorgará a las empresas de este tipo de seguridad jurídica conseguirá:

  • Aumentar la demanda de residuo de calidad en relación a la expansión del mercado en aplicaciones de plásticos reciclados, favoreciendo el principio de jerarquía de gestión de valorización residuos mediante el reciclado
  • Aumentar la mejora de la calidad y seguridad de los productos fin de condición de residuo que se ponen en el mercado al incorporar procedimientos de buenas prácticas reglamentadas
  • Mejorar la imagen de los residuos plásticos vistos como recursos valorizables, debe considerarse como un valor añadido
  • Mejora de la transparencia y oportunidades de los mercados de los plásticos reciclados

El sector español, probablemente en breve pueda haber logrado este reto ya que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ya ha puesto la primera piedra con la Consulta pública previa sobre la aprobación de un proyecto de Orden Ministerial por la que se establecen los criterios para determinar cuándo los residuos de plástico sometidos a tratamientos mecánicos y destinados a la fabricación de plásticos dejan de ser residuo con arreglo a la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados.

Plástico reciclado en contacto con alimentos

Actualmente se puede usar el PET en contacto con alimentos, pero a partir de 2021 se prevé que se publiquen los requisitos para otros polímeros.

Por ahora se puede usar plástico reciclado, de polímeros que no sean PET, en contacto con alimentos cuando se haya demostrado un flujo circular del plástico en contacto con alimentos o cuando el plástico reciclado y el alimento esté separado por una barrera funcional.

 

Por todo ello el futuro tendrá que pasar por una reconstrucción de nuestra economía en base al Pacto Verde Europeo que desarrolla los mecanismos para lograr la economía circular real qué harán posible alcanzar los objetivos nacionales y europeos. El Pacto Verde Europeo incluye:

  • La Comisión desarrollará requisitos para garantizar que todos los envases en el mercado de la UE sean reutilizables o reciclables de una manera económicamente viable para 2030
  • Las empresas de la UE deberían beneficiarse de un mercado único, sólido e integrado de materias primas secundarias y subproductos.
  • Considerar requisitos legales, para impulsar el mercado de materias primas secundarias, el contenido en reciclado obligatorio (por ejemplo, para packaging, vehículos, materiales de construcción y baterías).
  • Las administraciones públicas, incluidas las instituciones de la UE, deben liderar con el ejemplo y asegurarse de que su adquisición sea verde. La Comisión propondrá más legislación y orientación sobre compras públicas ecológicas.

Y finalmente, también es vital incluir el reciclaje de plásticos como uno de los sectores respaldados por los planes de recuperación y que continúen implementando las medidas bajo el paraguas de la economía circular. Salvaguardar los desarrollos positivos dentro de este mercado es esencial para reducir el uso de plásticos vírgenes en Europa y, por lo tanto, para la supervivencia del mercado secundario de materias primas, así como las nuevas inversiones en el sector.

https://www.hispacoop.com/home/index.php/2012-11-08-03-42-54/216-cuadernos-de-las-cooperativas-de-consumidores-n-28/file

Por | 2020-12-16T10:24:17+00:00 diciembre 16th, 2020|Uncategorized|Sin comentarios

Deje su comentario