El Proyecto de RD sobre reducción de consumo de bolsas

Inicio/Tema del Mes/El Proyecto de RD sobre reducción de consumo de bolsas

El Proyecto de RD sobre reducción de consumo de bolsas

Está en tramitación, la incorporación al ordenamiento jurídico español de la Directiva (UE) 2015/720 del Parlamento Europeo y el Consejo de Abril de 2015.

Recordemos que del informe preliminar y la propia directiva fueron polémicas y la aprobación por estrecho margen de votos favorables. Aún está por ver como se puede ver afectada por las regulaciones, por sectores, que dimanen de la puesta en práctica de la Economía Circular.

Pasó bastante por alto que a mitad de octubre pasado se iniciara un periodo de información pública de consulta previa a un borrador elaborado en la Comisión de Coordinación del grupo de Residuos. También que se solicitara tramitación urgente por haber vencido el plazo de transposición de la Directiva Europea.

A los recicladores nos sorprendió la retoma de la tramitación, cuando se difundió la noticia del debate de la Comisión de Cambio Climático en el Congreso de los Diputados con argumentos a favor casi exclusivamente por motivos de prevención de daños en los océanos (y el Art.1 dice determinadas actividades económicas como el turismo). Dimos noticia y lo comentamos en nuestra web de ANARPLA.

Pero la tramitación ha vuelto a despertar en el sector cuando el pasado 23 de diciembre (vigilia del periodo de festividades) el Departamento de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio, pasa de nuevo a información pública ya el proyecto de Real Decreto, con plazo que finaliza el próximo día 23 de este mes.

Dicho proyecto, tanto en su preámbulo como en la parte dispositiva, contiene una serie de afirmaciones objetables y que pueden afectar (dañar) a los recicladores y especialmente a los que al mismo tiempo producen bolsas.

Claramente el Decreto que se propone, lo dice su título es la reducción del consumo de bolsas, intentando razonar los motivos y justificar medidas coercitivas orientadas a la aplicación de tasas.

 

En que se discrepa

El primer argumento de la exposición de motivos, textualmente, es que

los actuales niveles de consumo de bolsas de plástico producen unos altos niveles de residuos dispersos, uso ineficaz de los recursos y amenaza de que aumentes y provoquen contaminación en el medio ambiente y aguas”.

Podemos estar de acuerdo que la reducción de consumo puede ser una razón de mejora de la eficacia de empleo de recursos. Ahora bien, si se da por sentado que la causa es la dispersión de residuos incontrolados y motivo de las mayores desgracias que puedan ocurrir en los océanos, desde un punto de vista de proximidad (territorio nacional) es una afirmación exagerada, daña a la vista, es verdad que en operaciones de limpieza de las costas se acumulan pilas fáciles de hacer fotografías y difundirlas, pero en Tm pocas.

Otra afirmación con la que no se puede estar conforme es considerar taxativamente que

las tasas actuales de reciclado de bolsas de plástico ligeras son muy bajas y debido a una serie de dificultades prácticas y económicas, no es probable que alcancen niveles significativos en un futuro próximo”.

Es evidente que el redactor no gozaba de información segura, pues al lanzar la afirmación añade la palabra “es probable”. Si a éste párrafo le añadimos que se define la bolsa ligera como la “de espesor inferior a 50 micras” (galga 200), denota un desconocimiento total de éste sector de las materias plásticas.

De entrada, se ignora que, en España, tradicionalmente se han reciclado las bolsas y filmes. En el año 2014, a similitud de años anteriores, se reciclaron 240.000 Tm de bolsas y filmes, es el 37 % de todo lo que se recicla de plásticos en un año. Todo el mundo del plástico, sabe que técnicamente, se recogen, separan y tratan materiales de Polietileno conocidos como “filmes” (mediante aspiradores de aire en la selección de botellas, con separadores balísticos, se forman balas que se comercializan, etc.), que éstos se procesan, se someten a lavado si contienen impropios, unas 30 empresas, o se procesan directamente con densificadotes, que en España hay más de 300 instalados.

Complementariamente para atreverse a aplicar la definición por el espesor, las 50 micras, se debe tener conocimiento de que las bolsas de más de 30 micras de espesor, en realidad son bolsas “grandes”, de 50 litros para arriba o sacos industriales aptas para contenidos de más de 10 kg. Se utiliza Polietileno de Índice de fluidez “bajo” entre 03 y 0,8 gramos/10 min. Mientras que las bolsas “finas” (aquí entrarían las ligeras), suelen ser de entre 15 y 25 micras y para ser procesadas requieren Polietileno de BD o AD, y que pueden estar aditivazas con PE BD lineal o utilizando tecnologías bicapa, con índice de fluidez entre 0,8 y 2,5 gramos/10 min. Por tanto, es necesario si se quiere seguir adelante con el decreto, definir bien el ámbito que se pretende de aplicación del mismo.

Otro punto que requiere mejor especificación de ámbito es cuando trata de “sustitución de plásticos no biodegradables”, posteriormente el texto ya cita “compostables”. Solo tiene sentido promover las bolsas “biodegradables” si son compostables y destinadas a no interferir en los procesos de compostaje de las fracciones orgánicas recogidas selectivamente. Si como está ocurriendo se difunde el uso de bolsas “biodegradables”, y no van destinadas a compost, ¿Qué sentido tiene?, ¿No estamos trasmitiendo el mensaje de que se pueden abandonar las bolsas despreocupadamente? Dan lugar a una imagen de que se pueden utilizar y tirar sin producir daño ambiental, como si la cadena de reaprovechamiento (recurso para el reciclado) fuera innecesaria.

Finalmente, Srs. Redactores legisladores, nos preguntamos que necesidad hay de asimilar un residuo No Peligros a otros susceptibles de producir contaminaciones, como son las baterías, pilas, algunas partes de RAEEs, creando un registro de empresas nuevo, ¿No es suficiente el CNAE?

Los mercados son obstinados. Si un objeto es útil, se produce su demanda. Si el sector no suple de bolsas por falta de competitividad y exceso de regulación, se cerrarán instalaciones. Los importadores de bolsas de los mercados asiáticos ya cubrirán el hueco y a precios más bajos. Pues ¿Por qué están adquiriendo de España 200.000 Tm cada año de “desperdicios plásticos”, la mayoría tipo filmes, habiendo creado en ocasiones desaprovisionamiento a los recicladores Españoles?

La solución tampoco está en imponer tasas, como se propone en el anexo I, para desincentivar el uso irresponsable.

Sí que el capítulo IV trata de campañas de sensibilización e información sobre

las consecuencias negativas para el medio ambiente del consumo excesivo de todo tipo de bolsas de plástico”.

Las campañas de comunicación y publicidad deben tener orientación pedagógica para que los residuos se depositen en los contenedores, puntos limpios, recogidas industriales, comunidades, etc. en que se efectúa la preparación para el reciclaje y además incentivar la demanda de productos reciclados, a ser posible de producción propia, no de importación.

 

Nota:

Parte de la tramitación consiste en someter el proyecto a audiencia de interesados. Entre ellos ANAIP, con los cuales nos mantenemos en contacto aportando información y en su momento suscribir un documento de Observaciones de la Industria del Plástico.

Por | 2017-07-05T10:12:17+00:00 febrero 13th, 2017|Tema del Mes|Sin comentarios

Deje su comentario