PLAN ESTATAL MARCO DE GESTIÓN DE RESIDUOS (PEMAR) 2016-2022

Inicio/Legislación, Tema del Mes/PLAN ESTATAL MARCO DE GESTIÓN DE RESIDUOS (PEMAR) 2016-2022

Por José Mª Alegre, Asesor Técnico de ANARPLA

Aprobado mediante Acuerdo del Consejo de Ministros de 6 de noviembre de 2015 y a propuesta de MAGRAMA.

Se basa en el conocimiento que se tiene de los resultados de gestión de residuos en España, la legislación vigente y en el documento preliminar de la Comisión Europea de julio de 2014 en el paquete sobre economía circular. En esta propuesta se recoge una Comunicación sobre Economía Circular, documento en revisión y se espera para el próximo mes una nueva propuesta más ambiciosa para debatir. Se incluía también una propuesta de modificación de las Directivas Marco de residuos, la Directiva de envases y Residuos de envases y la de vertederos, qué básicamente pretende incrementar los objetivos de reciclado para el medio-largo plazo y limitar el vertido.

La Hoja de Ruta citada establece como objetivos intermedios para los residuos que en el 2020 se haya reducido la generación per capita de los residuos, que el reciclado y la reutilización sean opciones económicamente atractivas para los operadores, que se hayan desarrollado mercados funcionales para las materias primas secundarias, que esté garantizado el reciclado de alta calidad, que la recuperación de energía se limite a los materiales no reciclables, que se haya eliminando prácticamente el depósito de residuos en vertederos.

El citado Plan PEMAR, es el instrumento que MAGRAMA ha preparado para orientar la política de residuos en España en los próximos años, que impulse las medidas necesarias para mejorar las deficiencias detectadas y promueva las actuaciones que proporcionan un mejor resultado ambiental y que aseguren se vayan a cumplir los objetivos que se establecen, legales, entre ellos:

De otro tipo de valorización (incluida la energética). En 2020, la valorización energética podría alcanzar hasta el 15% de los residuos municipales generados, mediante: la preparación de combustibles, el uso de residuos en instalaciones de incineración de residuos o en instalaciones de coincineración de residuos. – Limitar la valorización energética a los rechazos procedentes de instalaciones de tratamiento y a materiales no reciclables.

De eliminación. Reducción del vertido de residuos biodegradables (reducir en 12 puntos porcentuales el vertido de este tipo de residuos desde 2012). o depositar en vertedero residuos municipales sin tratar. En 2020, limitar el vertido del total de los residuos municipales generados al 35%.

Orientaciones para la consecución de los objetivos

En relación con las acciones a poner en marcha para la consecución conjunta de los objetivos antes establecidos, señala la importancia de separar adecuadamente los materiales en origen para maximizar el reciclado y asegurar su calidad. En 2012, el 15% de residuos municipales que se recogían separadamente aportaron al reciclado 2.7 millones de toneladas, mientras que del 85% de residuos que se recogían de forma mezclada, solo se reciclaron 3 millones de toneladas.

Propone:

Destinar más recursos humanos y económicos al sector de los residuos para, entre otros, mejorar conocimiento sobre tratamientos y basar las decisiones en criterios técnicos.

Mayor y mejor comunicación y sensibilización.

Facilitar la reincorporación de materiales procedentes de residuos al mercado garantizando protección de la salud humana y del medio ambiente.

Estima que será necesario incrementar el reciclado neto de plástico (envase y no envase) en 0,78 millones de toneladas. Las medidas para captar plástico deben estar centradas fundamentalmente en promover una mejor separación en los hogares y en grandes generadores (hostelería, administraciones, oficinas, universidades y centros educativos y lúdicos, eventos), incrementar la recogida separada en puntos limpios e incluso permitir la recogida conjunta de plásticos envases y no envases.

Se debe incentivar la aplicación de la jerarquía de residuos y avanzar en el cumplimento del objetivo comunitario en materia de reciclado, se considera que debería avanzarse en:

Desarrollo y aplicación de instrumentos económicos. Establecer tasas municipales diferenciadas para la gestión de residuos de otros servicios prestados por las entidades locales. Dichas tasas deben establecerse en función de la cantidad y tipo de residuo generado, de forma que se avance hacia sistemas de pago por generación. El MAGRAMA, en el marco de sus competencias, colaborará con autoridades competentes de la administración general del Estado, de la administración autonómica y la local, en su desarrollo.

Establecer un marco sobre fiscalidad ambiental tanto incentivador como desincentivador. En este último caso, en una primera etapa para el vertido y posteriormente para la incineración, que proporcione recursos a las administraciones para incentivar la aplicación de las primeras opciones

El PEMAR apuesta por minimizar las inversiones necesarias asegurando el cumplimiento de objetivos. El cambio de los modelos de gestión para cumplir con los objetivos comunitarios requiere fundamentalmente inversiones en la implantación de nuevas recogidas y en instalaciones de preparación para la reutilización y tratamiento biológico. Por ello, para cumplir con los objetivos propuestos, en los próximos años, las inversiones en materia de residuos deben estar destinadas a:

Complementar los sistemas de recogida existentes e implantación de nuevos sistemas de recogida de residuos.

Inversión en nuevas infraestructuras de tratamiento, principalmente destinadas a la preparación para la reutilización y el reciclado, ubicadas en lugares próximos a los de generación y adaptadas a las cantidades generadas en esos entornos, ya que la capacidad para el tratamiento de residuos mezclados se prevé que sea prácticamente suficiente.

Inversiones para la adaptación, modernización y mejora de las infraestructuras de tratamiento existentes.

Promover la realización de adjudicaciones de los materiales obtenidos en las plantas de tratamiento basándose en los principios de publicidad y concurrencia, que rigen de forma análoga en la contratación pública.

Desarrollo y fortalecimiento de los mercados para los materiales y productos obtenidos.

Desarrollo de medidas para promocionar el consumo de productos procedentes de preparación para la reutilización y la incorporación en los procesos productivos de materiales de alta calidad procedentes de residuos, tales como estudios de mercado, casación de la oferta y demanda, mejora de la información sobre la calidad de los materiales obtenidos, etc.

En el ámbito del fomento de la competitividad de las PYME: gran parte del sector empresarial cuya actividad es el tratamiento de residuos y el reciclado son pequeñas y medianas empresas, deberían ser objeto de apoyo para mejorar su especialización y competitividad. Según el INE, el sector del reciclado incluiría más de 5.000 empresas, el 95 % de ellas con menos de 50 empleados y con una facturación promedio inferior a 4 millones de euros. Son empresas muy arraigadas en el territorio y que han invertido en tecnologías avanzadas de tratamiento de residuos. En el campo de la I+D+i: existe todavía un margen amplio para mejorar en el sector de tratamiento de residuos y en la calidad de los productos, materiales y sustancias recicladas. En muchos casos, es necesario mejorar el conocimiento sobre determinados procesos químicos, biológicos y físicos para optimizar las tecnologías de reciclado.

Los residuos de envases ligeros, una vez recogidos se destinan a las 94 plantas de clasificación de envases existentes donde se separan por materiales (acero, aluminio, compuestos (bricks principalmente), PET, PEAD, plástico film y plástico mezcla), para su gestión posterior.

Para algunos materiales es necesario seguir avanzando en su separación, como por ejemplo, en el caso de los plásticos (polipropileno y poliestireno), igualmente es necesario adaptar los criterios de calidad a las especificaciones técnicas que aseguren su reciclado posterior, para ello se podrán tener en cuenta factores como la tipología de envases, la tecnología en las plantas de selección y el mercado de reciclado.

Como ya se ha mencionado anteriormente, todavía una parte importante de los residuos de envases se recuperan de la fracción resto, obteniéndose materiales con una calidad muy inferior a los materiales procedentes de residuos de envases recogidos de forma separada.

Para asegurar el reciclado de calidad, es necesario incrementar la captación de los envases mediante los contenedores específicos dispuestos para ello. En la actualidad, en el caso de los residuos de envases domésticos, los envasadores no financian el coste íntegro de la gestión, sino sólo el sobrecoste. Debe avanzarse en el análisis de la posible ampliación del coste de la gestión de los residuos de envases que se ha de financiar, tanto para los recogidos separadamente como para los presentes en la fracción mezclada. En este sentido, se hace necesario avanzar en la definición de los roles y responsabilidades de cada uno de los agentes implicados en este proceso a fin de que cada uno asuma las responsabilidades que tiene atribuidas.

En el estudio de los efectos ambientales dice que en relación con los recursos materiales, el impacto es muy positivo ya que al fomentar la preparación para la reutilización y el reciclado se reduce la necesidad de nuevas materias primas. En la medida en que los objetivos tienen un efecto global positivo sobre todos los medios receptores, la biodiversidad y el cambio climático, los objetivos contribuyen a la protección de la salud humana.

La aplicación y desarrollo de las orientaciones establecidas en el PEMAR conlleva beneficios de carácter:

Ambiental: la correcta gestión de los residuos garantiza la protección de la salud humana, de la atmósfera, de las aguas y del suelo y contribuye a proteger el clima.

Económico: asociados a la actividad empresarial relativa a los residuos y al incremento de la disponibilidad de materias primas empleadas por la industria en condiciones seguras.

Social: asociados a la creación de empleo derivada del fomento de la preparación para la reutilización y del reciclado.

FINANCIACIÓN

En relación con la financiación y teniendo en cuenta el reparto competencial, el MAGRAMA financiará actuaciones incluidas en este Plan conforme a sus disponibilidades presupuestarias.

El presente informe es extracto, en referencia a los plásticos, del documento íntegro (182 pág.) que puede consultarse en la web de MAGRAMA/calidad y evaluación ambiental/planes y programas/plan estatal marco.

Por | 2017-07-05T10:12:21+00:00 diciembre 3rd, 2015|Legislación, Tema del Mes|Sin comentarios

Deje su comentario